Abstract:

Despite many difficulties to adapt to Guatemalan culture, it is through economic contributions that Palestinian Muslims immigrants have been able to insert themselves into Guatemalan society.   Regardless of a long and complex history of immigration and adaptation, Palestinian Muslims face challenges that other immigrant groups do not encounter such as Islamophobia and a strong pro-Israel lobby.

Resumen:

A pesar de las adversidades socioculturales que encuentran en Guatemala, los inmigrantes musulmanes palestinos encuentran un lugar en la sociedad guatemalteca gracias al comercio. Teniendo una larga y compleja historia de integración, muchos musulmanes palestinos se enfrentan a barreras que otros grupos migratorios no encuentran, tales como la islamofobia y fuertes relaciones políticas entre Guatemala e Israel.

 

Palestinos Musulmanes en Guatemala: presencia y prejuicios.

A grandes rasgos, la migración árabe hacia Latinoamérica surge a partir de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Cuando nos referimos a dichos migrantes hablamos de personas nacidas en Líbano, Siria, Palestina y Jordania que emprendieron la travesía hacia el sub-continente. Se habla pues de tres grandes olas de la inmigración árabe a esta región:

  1. La primera que va desde finales del siglo XIX hasta la crisis económica de la década de los treinta: en esta etapa la migración árabe a América Latina aumenta aceleradamente por problemas en el Imperio Otomano.
  2. La segunda que va de la década de los treinta a la Segunda Guerra Mundial: época en la que la migración árabe desciende sustancialmente.
  3. Una última ola que abarca desde la década de los sesenta hasta el siglo XXI: la migración vuelve a aumentar por conflictos políticos en los países de origen (1948; 1967 en Palestina y 1975 en Líbano)[1].

Básicamente los árabes maronitas y ortodoxos arriban en la primera y segunda ola migratoria, es hasta la tercera ola cuando más y más musulmanes comienzan a venir a suelo latinoamericano y guatemalteco. Por el mismo hecho de tener un espectro histórico tan extenso, decidimos centrarnos en describir algunas realidades de la ola migratoria más reciente: la ola musulmana.

A pesar de más de cien años de inmigración árabe al territorio, el imaginario social latinoamericano tiende a confundir lo árabe con lo musulmán, incluso cuando la mayoría de árabes y sus descendientes son cristianos maronitas u ortodoxos. Obviamente esto se debe al constante seguimiento de los medios de comunicación a la frágil situación en Oriente Medio y al creciente terrorismo islamista. Hay un sinfín de noticias que crean temor y repudio en algunas personas. Tras los actos terroristas ocurridos en París en el ataque a Charlie Hebdo, se dieron varios ataques contra mezquitas en distintas ciudades de Francia[2], dando a evidencia una creciente islamofobia que se propagó desde hace varios años alrededor del mundo.

Desde la caída de la Unión Soviética el terrorismo es el nuevo enemigo del orden mundial. Siendo los grupos islamistas radicales los más activos, la sociedad global – y guatemalteca incluida- generaliza los hechos y confunde al islam con el islamismo. Una diferencia crucial que por ser ignorada reproduce falsos estereotipos que afectan directamente en la integración del inmigrante en el país receptor.

Como ya mencionamos los eventos históricos desencadenantes de la inmigración palestina  musulmana son varios y cumplen un orden cronológico: el establecimiento del Estado de Israel en 1948, la guerra en Palestina en 1967 y la guerra en Líbano en 1975. Migrar a Centroamérica significa no sólo buscar el éxito económico, sino también escapar de los constantes conflictos de la región. Pese a sus intenciones, no todo es tan sencillo para la comunidad musulmana.

Contrariamente al evidente choque cultural para los musulmanes que arriban a Guatemala, estos últimos tienen una percepción “agradable” de la sociedad guatemalteca. Sin embargo, también reconocen que en cuanto al tema de la violencia no hay mucha distinción entre lo que ocurre en su tierra natal y en la Ciudad de Guatemala: violencia y muertes.

A sus propios ojos, los musulmanes se consideran integrados por tener un trabajo. En su mayoría, se encuentran en el sector terciario de la economía: muchos tienen almacenes situados en la zona 1, principalmente en la 19 calle. Los árabes musulmanes se mueven en la red comercial, algo que tiende a ser característico en la mayoría de países receptores de musulmanes. Siendo musulmán en un país extranjero la única forma de tener éxito es en el comercio. Significa incorporarse tanto en el mercado laboral como en una red migratoria. La mayoría no tiene estudios superiores y en algunos casos  no conocen el español, por lo mismo no podrían emplearse en una empresa guatemalteca. He ahí porqué los almacenes son una fuente de ayuda para los recién-llegados. El comercio es pues un espacio de redes y vínculos sociales entre los musulmanes.

Aparte de la esfera laboral y económica, la esfera religiosa toma un papel fundamental. Como bien sabemos, la práctica ritual del Islam es bastante rigurosa y requiere una concentración e inversión de tiempo por parte del individuo. Tradicionalmente se hacen cinco oraciones al día: en la mañana, medio día, la tarde, la puesta del sol y la noche[3]. A pesar de ello, en Guatemala realizar las cinco oraciones en la mezquita tiende a ser un poco complicado pues la mayoría deben trabajar en sus almacenes. Hay algunos que intentan ir todos los días y otros que van todos los viernes a la mezquita Aldaawa (ubicada en la zona 9 de la ciudad capital). Algunos rezan en sus propias oficinas o no necesariamente en la mezquita.

Tener su propia mezquita les presenta una facilidad enorme para llevar a cabo sus rezos, pero al mismo tiempo se presenta la dificultad de explicar al guatemalteco común la religión islámica. Estas confusiones se dificultan más cuando se habla sobre la mujer y su vestimenta, en especial por el choque cultural de ver la Hiyab.

La religión judía, cristiana, musulmana las mujeres tienen la costumbre de taparse, pero guate es muy liberal y eso les parece muy raro siempre te dicen: ¿Por qué se tapa tu mama? ¿Por qué no presentas a tu hermana”[4].

Pese a tal situación, hay varios casos en donde hombres palestinos musulmanes se casan con mujeres guatemaltecas que se convierten al islam e incluso hombres guatemaltecos que se convierten al islam. Existe pues, cierto proselitismo religioso proveniente de la mezquita para conseguir adeptos.

Ahora bien, a pesar del trabajo y la religión es necesario recalcar la realidad: hay una falta de integración musulmana en la sociedad guatemalteca. En parte por el creciente miedo en el imaginario social guatemalteco -reforzado por la satanización del islam en los medios- y por otra parte por efectos de importantes relaciones políticas entre Guatemala e Israel durante el Conflicto Armado Interno (1960-1996).

Para comenzar es necesario notar que muchos guatemaltecos han adoptado comportamientos racistas y a veces xenofóbicos hacia los musulmanes. Algunos lo dicen en broma, otros hablando con toda sinceridad, pero la gran mayoría de guatemaltecos piensa que todo musulmán es “terrorista” y es peligroso pues puede estar armados.

La ignorancia que hay como lo del talibán, solo porque sos árabe sos de Afganistán y terrorista. Están mal, mira los árabes son como los latinos, somos morenos, pero igual nos consideran terroristas.[5]

Muchas veces esta islamofobia proviene de grupos nacionalistas, militares y de derecha extrema que tuvieron mucho apoyo militar durante el Conflicto Armado por parte del Estado de Israel luego de que la administración Reagan cortara la ayuda militar en Guatemala. Como bien lo indica la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, “desde 1974 Guatemala había suscrito un convenio con el Estado de Israel para recibir ayuda militar. Entre 1975 y 1982 el Ejército adquirió 11 aviones y 10 carros de combate proporcionados por Israel y fue totalmente equipado con fusiles Galil a un costo de US$6 millones. En 1980 el Gobierno israelí ayudó a instalar la fábrica de industria militar guatemalteca en Alta Verapaz para producir municiones para los fusiles de asalto Galil y las ametralladoras Uzi[6].

Razones como estas nos dan una explicación al porqué grupos como Fundación Contra el Terrorismo[7] promovieron en sus redes sociales una invitación para marchar en favor del Estado de Israel durante la guerra en Gaza el 3 de agosto del 2014[8]. Fundación Contra el Terrorismo apoya profundamente al grupo Chapines por Israel. Este último grupo incluso realizó una marcha el 23 de abril del 2013 en contra del canciller guatemalteco Fernando Carrera[9] por reconocer la independencia del Estado de Palestina el 8 de abril del 2013, tal marcha se llevó a cabo bajo slogans islamofóbicos y racistas.

Tweets

Si hablamos ahora de la integración de los musulmanes en la “comunidad árabe” de Guatemala podemos percatarnos que hay divisiones entre los propios árabes. Las nuevas generaciones de migrantes (musulmanes) poco tienen que ver con las generaciones anteriores (de la primera y segunda ola). Estos pertenecen a una clase dominante e industrial (en la rama textil), poseen nombres castizos y los descendientes inclusive ya no hablan el árabe. Hay una división socio-económica y religiosa muy marcada que no permite englobar a todos los migrantes árabes, que integre a los viejos árabes, sus descendientes y a los recién llegados musulmanes. Básicamente los árabes descendientes de la primera y segunda ola parecen no haber retenido sus costumbres y sucumbieron ante un proceso de asimilación más marcado que los palestinos en otros lugares del sub-continente, como en Honduras[10]

Cabe señalar que se han creado ya dos asociaciones de migrantes y descendientes árabes. Primero nace la Asociación Árabe de Guatemala con sede en la zona 11 a finales de la década de los ochenta, pero por casos de fraudes internos se quebranta dicha entidad[11]. Posteriormente nace la actual Asociación Árabe Guatemalteca[12], en donde la mayoría de miembros son descendientes directos de los llegados durante la segunda ola de inmigración y otros venidos en la tercera ola. Unos pocos miembros son musulmanes de la tercera ola y se dice que han existido internamente contradicciones culturales que ponen en manifiesto quiénes han estado más expuestos a un proceso de secularización y quiénes no.[13]

Como ya mencionamos la islamofobia se expande alrededor del mundo y Guatemala no queda excluida del proceso. Los medios de comunicación se han encargado de dar falsas interpretaciones tildando a todo musulmán como terrorista. Se cree que Islam e Islamismo  significan lo mismo, en realidad es este último término el que hace referencia al fundamentalismo de algunas vertientes del Islam que consideran a la Yihad o “Guerra Santa” como escapatoria en el sistema capitalista occidental. El imaginario social guatemalteco tiene aún falsos prejuicios en contra de estas personas repercutiendo gravemente en la integración social de la persona.

Vicken Kayayan. Joven guatemalteco de origen armenio-libanés, estudiante de la Licenciatura en Antropología y Sociología de la Universidad Del Valle de Guatemala y actualmente realizando una sesión de estudios en la Université du Québec à Trois-Rivières en el Programme des Futurs Leaders des Amériques (PFLA) del gobierno de Canadá. Posee un interés especial en el estudio migratorio por su propia historia familiar. 

 

[1] Akmir, A. 2009. «Introducción». En Los árabes en América Latina: Historia de una emigración. Madrid: Biblioteca de Casa Árabe. Págs. 1-59.
[2] Artículo de prensa:
Le Monde. 09/01/2015. «Des mosquées prises pour cibles, les musulmans de France inquiets». Le Monde [Francia]. Société. http://www.lemonde.fr/societe/article/2015/01/09/des-mosquees-prises-pour-cibles-les-musulmans-de-france-inquiets_4552891_3224.html?xtmc=mosques&xtcr=3 [Consultado el 12/01/2015]

[3] Balta, Paul et al. 1994. Islam: Civilizaciones y sociedades. Siglo XXI Editores. Madrid. 251pp. http://books.google.com.gt/books?hl=es&lr=&id=rCofd298CXEC&oi=fnd&pg=PR13&dq=rituales+islam&ots=GcUh5oFslh&sig=CSAetYXEGWkI6e8u2uKo5E2D4eE#v=onepage&q&f=true
[4] Información proveída por joven musulmán guatemalteco de origen palestino (por razones éticas se conserva el anonimato), entrevista realizada el 14/03/2013
[5] Información proveída por joven musulmán guatemalteco de origen palestino (por razones éticas se conserva el anonimato), entrevista realizada el 14/03/2014

[6] Comisión para el Esclarecimiento Histórico. 1999. Guatemala, memoria del silencio. Capitulo II. UNOPS. Guatemala. pág. 186. http://www.archivohistoricopn.org/media/cita/Capitulo-II/Cita-277.pdf

[7] Grupo pro-militar creado para defender a Efraín Ríos Montt durante mayo de 2013 cuando este último fue enjuiciado por Genocidio contra la etnia Ixil durante su mandato (1982-1983).

[9] Artículo de prensa:
Vásquez, Byron. 28/04/2013. “Grupo guatemalteco marcha contra de reconocimiento de Palestina”. Nacional. Prensa Libre [Guatemala]. http://www.prensalibre.com/noticias/comunitario/Marcha-Israel-Palestina_0_909509197.html [Consultado el 13/01/15]
[10] González, N.L. 1992. Dollar, Dove, and Eagle: One Hundred Years of Palestinian Migration to Honduras. The University of Michigan Press. EE.UU. 229 págs.
[11] Información proveída por hombre migrante palestino de Taybeh residente en Guatemala desde 1967 (por razones éticas se conserva el anonimato). Entrevista realizada el 03/06/2014

[12] Para mayor información véase www.facebook.com/arabegt

[13] Información proveída por hombre nacido en Guatemala de origen palestino-musulmán residente en Guatemala, miembro de la Asociación Árabe Guatemalteca (por razones éticas se conserva el anonimato). Durante la entrevista el informante mencionó que en ciertas reuniones de la Asociación Árabe Guatemalteca hubo confusiones, pues los árabes cristianos bebían alcohol sabiendo que los miembros de religión musulmana no pueden hacerlo por mandatos religiosos. Sin embargo, menciona que los dilemas se solucionaron rápido y sin problemas. Entrevista realizada el 24/04/2014.